Un día normal

Me levanté tarde. Se supone que otra vez no tengo ganas de hacer las cosas. Pero si tengo que cocinar, tengo que aportar siquiera un grano de arena a esta casa. Debo de hacerlo.

Entro al messenger, en la tarde tengo una cita con un amigo. Lo veo y se desconectó al toque, pero presumo que si asistirá a mi encuentro. Reviso los correos y publico en el blog, él dice que algún día seré famoso… ¿Será cierto? TalesfromOurland tenía lectores, Quizás Aidou Poiesis deba ser parte del centro de mi vida. Me gusta mucho escribir.

La hora avanza rápido. Me voy al mercado y mi casera del pollo no está, voy al zapatero que me debe mis zapatillas de una semana y tampoco lo encuentro. ¡Rayos! El siguiente mercado está a diez minutos de allí, lo cual es más tiempo, más no tengo de otra. Hago la caminata para comprar lo necesario y regreso a cocinar, esta vez no llamaré al plato “Komm Susser Tod (Arroz tapado con jugo de zanahoria y pecanas), pues se trata de un seco de pollo. Poco a poco, el plato va surgiendo, lo preparo con mayor dedicación y cuidado a pesar de la brevedad que me exige el tiempo.

Pasada una hora llegó mi mamá. Al recibirla, esta vez percibo sus años. En su cabellera descuidada parece una niña a la cual le han afectado los golpes de la vida: Su hijo mayor que anda de mujer en mujer; y su hijo menor, que es gay. No obstante, hay algo diferente hoy día en ella. No tiene más intenciones de reclamarme cosas, sólo de ayudarme a hacerlas. Tal vez esté entendiendo la forma en cual puedo sentirme mejor.

Cuando enciendo la televisión aparece el programa de Mónica, un talk show que Panamericana repite por no tener otra programación (Los televidentes ya se cansaron de ver “Candy” 5 veces al año y en distintos horarios). Es un tema curioso el de hoy: “Soy muy sexy y qué”. Tener en la pantalla a mujeres discutiendo por bobería y media, es para reírse y para alejarse de la realidad.

‘Ya entiendo por qué a la gente le gustaba ver los talk shows en la década de los 90’.

Las panelistas invitadas al set se caracterizan por tener muchos “amigos cariñosos”, enamoraditos por aquí y por allá encantados debido a las figuras esbeltas que ellas exhiben. Y claro, también hay las chicas “correctas” quienes critican ese comportamiento. Zapeo. En Frecuencia Latina, el magazín ‘Amor, Amor, Amor’ presenta a jóvenes bailarines concursando en el segmento ‘El Ritmo lo pongo yo’… Algunos participantes, en mi opinión, son… evidentes. Tal pareciera que ese programa con ‘Peluchín’ a la cabeza y los ‘Gemelos paletazos’ se ha vuelto un peculiar ícono en la televisión, un ícono gay. Pero ese movimiento de caderas y expresión corporal conmueve a cualquiera…

[Zapea que hay viene papá]

Llegó la hora del almuerzo. Me sorprende que mi padre esté poniendo los cubiertos y mi hermano ayude a preparar la ensalada… ¿Estoy en casa, cierto?

Parece ‘casa’ [home].

Esta vez ya no hay discusiones sobre la mesa. Apenas nombran el recuerdo de cuando este Santuario no era más que un terreno baldío, con esfuerzo y sufrimiento mis padres levantaron una vivienda respetable. No obstante, ello no era suficiente para sostener a una familia, porque el mayor cimiento reside en el espíritu de sus integrantes, ahí donde hubo fallas en nuestras comunicaciones.

Y aún así, es mucho mejor esto que otras circunstancias.

Si lo miras de otra óptica, el mundo que tienes no será tan malo.

Debo de salir. La hora se acerca. Es temprano y pocas veces salgo de casa a esta hora. Mi horario no concuerda. Percibo la duda en los ojos de mi padre.

‘Voy a la universidad’

El paradero es el mismo a fin de cuentas. El tiempo es acorde.

Lo desconozco. Como a todos en un principio. ¿Cómo será? He visto sus fotos, pero la realidad siempre es distinta. La característica de las fotos es que embellecen de por sí todo lo que captan…

(…)

En ese momento, Seiya estará contigo.

- ¿Cómo?

Claro pues… ¡6 años! Imagínate. ¡Es casi imposible que no lo encuentres en un tiempo tan largo! Pero estarás listo.

‘Imagino el momento que está guardado en mis sueños. El momento al cual quiero llegar’.

(…)

 ¿Tú crees que acaso existe el amor de un mes? El amor no nace y se va tan rápido.

- Sí existe, Mónica, a mí me ha pasado.

‘A mí también’.

¿Pero si eso no era considerado amor, entonces no era amor, verdad?

Fue una ilusión. Un gusto. Tú sabes que eso si puede durar un mes y hasta más, pero se desvanece como el viento, tal como lo refleja la película “Presque Rien. Queda casi nada. Pero Mathieu lo quería. Si tan solo Cédric hubiera sabido la forma de llegar a Mathieu quizás sería otra la historia.

Como cuando Kane le pide a Susan que se quede… y ella comprende que él no la quiere.

“La persona que te ame no te entenderá, pero hará algo mayor que eso: Te amará.”
 -Falso.

No podrás cruzar los valles de mis pensamientos si no te interesa entrar en ellos. Pasará lo mismo que con Cédric y Mathieu. No podrás encontrarme. Eso significa que no me quieres. Sólo quieres llenarte a ti mismo conmigo. Tal como yo lo quería de ellos.

Quieres llenarte conmigo porque no te conoces a ti mismo.
Quería llenarme de ellos porque no me conocía.

Pero yo soy yo. Y tú eres tú.

Yo no quiero ser tú. No puedo ser tú.

Somos incompatibles.

(…)

La tarde está muy fría, me acurruco en un solo asiento mientras el carro avanza apenas por la vía. Pasamos por tantos lugares que me traen tantos recuerdos…

¿Dónde estará el accionar de Dios?

Siempre me arrepentí de no hacerle caso a mi perspicacia cuando ellos mostraban duda. Pero en ese momento, quería intentarlo porque pensé que podían cambiar. No fue así. Si no son ahora, no serán mañana. Si hubiera hecho caso de ello, no hubiera cometido tantos errores. Incluso si una persona cambia, ¿No es antes de entablar un compromiso?

Generalmente llegaban tarde o no esperaban. Ambas cosas me daban mala espina. O hay veces no nos cruzábamos por causas extrañas.

‘Pero con Mark te encontraste bien’

- Ah. Con que ese eras tú.

Ya es tarde, no vale la pena.
Y me siguió.

Pero no dolió mucho terminar una relación con él. No tanto como serían las sucesorias.

¿Quién me gustaba de verdad? ¿Quién se acercaba más a Hyoga?

Mark

Luis Ángel

Claro. Era su porte, su aroma, distinto a los demás. Ambos eran cosas que yo no, y me atraían de una manera muy especial. Si tuviera un enamorado me gustaría que tuviera el perfume de Luis Ángel o uno parecido.

Me gustan los chicos que huelen bien. ˄_˄;
Me gustan los chicos que visten a lo clásico.

En la Facultad tengo un compañero muy tímido llamado Willy, uno de los pocos que está en mis grupos de trabajo, él es muy serio pero me gusta como viste. Generalmente lo veo con una chompa biselada azul y un pantalón jean focalizado. No es un jean suelto ni con bolsillos recargados que lo deformen; es un jean clásico, sencillo pero focalizado. Me agrada.

Lo suelo fastidiar por lo cerrado y difícil de entender que es. No obstante, sólo lo veo como amigo. Sé que me va a soportar siempre. Se asemeja al Dr. Wilson y yo a House. El tampoco me conoce y tampoco me entiende…

El único que se conoce y se entiende eres tú. Por eso debes cuidar de ti.

Este mundo está conformado de esa manera. Son entes separados. Siempre lo serán…

No me gusta.

¿Entonces qué quieres…, morir?

No. Sólo quiero darle un sentido a mi vida.

El sentido… eres tú.

Si morir y vivir es lo mismo, yo no quiero conocer la muerte.

Si tantos mueren a diario absurdamente significa que la vida por sí misma es irracional. Yo elijo vivir. Prefiero vivir.
Me importará entonces un pepino cómo sea un mundo, no sufro tanto como pienso. Y de hecho, mientras viva, mientras la Tierra exista, siempre tendré la posibilidad de estar con él. De abrazar, de besar… De que dos entes separados se fundan en uno mismo.

- ¿Quieres ser uno conmigo?

El principio y el fin son uno mismo. Así llega a tener armonía este mundo.

Nadie, absolutamente nadie quiere morir. Hasta los animales, cuya vida es irracional se aferran por instinto a la vida. Sólo se suicidan aquellos que pierden el impulso de vivir y aquellos que sufren demasiado.

Yo quiero vivir. Quiero quedarme aquí.

Entonces, el paso del tiempo es lo correcto. Has seguido tu sueño y aún lo sigues… ¿Para qué sufrir más?
Incluso si me quitaras el corazón, mi propia alma brillaría delante de ti, porque es pura.

‘Despliega las alas’

Seiya no es el que se queda gritando a esperar lo que suceda, él es quien se atreve a protegerte con su propia vida y tú arriesgas la tuya por él. Entre los dos, Dios hace el milagro ¿verdad?

 ¿Por qué hiciste eso, Sei?
-Tu cadena brillante me salvó.

‘Mi hijo, mi propio hijo’
-Esto es lo que debe hacer un caballero.

Lo correcto. Así duela tanto. Éste es el accionar de Dios.

(…)

El carro se detiene. He llegado al paradero. Doy un rodeo muy grande por el centro comercial. No lo conozco. Encuentro el punto de reunión y la hora es exacta, pero él no está…

Para alguien que dijo ser puntual… ¿?

Hay muchos chicos divirtiéndose con las consolas de Nintendo y play-station. Cerca de ahí, sobre un banquito, hay dos que se han abrazado tiernamente.

Mientras camino, me causa curiosidad el lugar. No conocía una sede de Hipermercados Central que tuviera sótano, pero éste si lo tiene, además de ser muy pequeño. No tiene recepción de clientes. Pero aquí está el lugar donde guardan las botellas y esas cosas. Entonces, asumiendo que él debe ser listo ha de deducir que éste es el punto de reunión por antonomasia (como ejemplo).

4:45 p.m. No hay nadie, que de lejos, se le parezca.

- ¿Tienes tarjeta Bonus?
¿Eh, no?

- ¿Por qué? ¿Alguna vez te han explicado para qué sirve?
Sí, claro… Es para sumar puntos y canjear cosas ˄_˄;

- Ah, entonces no te han explicado bien.
Yo no soy de acá. Soy de Olivar, allí hay un Central pero no tiene buenos productos ni ofertas, por eso me voy a Tortex.

- Sí, eso es cierto…

La señorita es agradable, mientras escribo estas líneas creo que se parece a mi buena amiga Mary, que trabajaba conmigo. Tiene el cabello rubio y la mirada alegre. Conversamos unos cinco minutos, aunque lamentablemente considero que sacar una tarjeta Bonus es innecesario para mí porque no consumo en Central, ni en KFC, ni tengo carro para usar grifos Prime.

Pero has entablado una conversación con una completa desconocida. Te has comunicado con un ente ajeno a ti… Y ha sido muy bueno.

A pesar de que ella no ganaría un cliente conmigo, le interesó saber de mí.

‘Deberías ir a ese taller’

‘Iré. Tal vez no ahora. Iré cuando esté preparado para ir, pero iré.

 

5:00 p.m.
Es obvio que no va a venir. Había una cabina de Internet al costado, por lo que pensé oportuno entrar un rato y ver si se comunicaba. Pedí una máquina. Media hora en otro lugar distinto.

Al frente mío se encontraba un tipo poco simpático que hablaba sin parar. En unos segundos pienso que se podría tratar del dueño de la cabina, pues está muy cerca de la chica que controla el tiempo de las máquinas.

- Debes tener siempre cuidado, hay veces giras un rato o te vas y los chibolos ya te roban un mouse o te sacan algo de la cabina. A una chica le pasó así.

Mientras ingreso a mi cuenta los escucho como un susurro.

- …Ah pues y tú no sabes como son esos gays maricones. Esos están enfermos. Yo conocí una vez a uno y me contó que lo habían violado, desde entonces se volvió así. Me dio pena pues, tú sabes. La gente dice que debemos dejarlos libres y hasta a algunas chicas les parecen divertidos pero son condenados por Dios, por eso mueren de SIDA.

En una pequeña fracción de segundo, tuve un ligero, infinitesimal abismo de titubeo al oírlos conversar…

- ¿Y cuál es tu nombre? 
- Yulisa Ah pues Yulisa y cuando trabajé en Es-Salud me encontraba con puras tías. Ellas querían que las llame “señoritas” y pucha había una bien arrugada que cuando la vi pensé “Estoy viendo al demonio o qué” y aún así me daba palta decirle señorita así que le dije “Yo les digo a todas ‘señito’

…Y en la fracción de segundo siguiente supe que el tipo era un idiota completo.
Por lo que pude entender, el chico había ido a imprimir unos formularios, pero las máquinas estaban lentas (Esto último si lo podía corroborar), lo cual demoraba esa desagradable situación, que más de lástima, daba risa. Yulisa no sólo de dio el nombre al desconocido, sino también su edad (Dijo que cumplía 18 en 5 días, qué tierna xD) y acaso además el número de su documento de identidad (DNI). Todo manejado magistralmente por la labia de un estúpido.

[Con el número de DNI ya saben tu dirección, tus datos personales. Así actúan los delincuentes, esa chica tampoco es muy cauta que digamos]

Mi amigo tampoco se encontraba en línea.

- Terminó su tiempo.

Salí de la cabina. Me provocó durante otra fracción de segundo ir a una de esas ‘cabinas de ambiente’ y conocer a alguien, pero sabía en lo que iba a terminar: sexo.

‘Tentador, pero paso.’

Quizás las cosas hubieran funcionado con Luis Ángel si hubieran ido de hotel en hotel. Ahí se entendían.
Lo sé, pero el resultado final sería el mismo que con Alessandro. Mientras él no se conozca y no decida por sí mismo, no podrá abrir su corazón para mí.

“Así me gustan que sean los patas. 100% activazos”.
“Si hubiera sabido que no eras activo, no te habría hecho caso”.
“Me gustan los chicos porque me gusta ser protegido”.

Cuando bajamos esa vez, después de entablar la relación, él me miraba de lejos con cierto disgusto. Como si se avergonzara de mí. En realidad no me quiso y nunca me va a querer. Yo no soy su tipo. Nunca lo fui. Si no hubiéramos subido, quizás habríamos sido solamente buenos amigos, eso era lo correcto.

¿Pero tú quieres que él sea feliz, no?

Tú no eres lo que él desea para su felicidad, sino ya te hubiese buscado. O no te hubiera dejado ir. Él no te necesita. Al menos ahora sabes que está finalmente libre de esa carga. Porque a su vez, otros que tú ‘quisiste’ también los creías como una carga para ti. Y el amor no es una carga.

Ahora él puede elegir libremente…

 Y tú también.

Entonces, esto era lo correcto. Duele mucho, ¿saben? Pero esta vez le haré caso a mi intuición. Él no estuvo aquí.

Eso hace una respuesta.

(…)

Estoy relajado. Pienso ya en otras cosas. Debo de hacer unos envíos y preguntar los costos… Puedo también comprar el pan, llamaré por si acaso… ¿Sólo tengo 50 céntimos en sencillo? ¡Bah! ¿No seré tacaño o sí?

Llego a casa. Padre me mira con alegría. Tal vez no he ido a la universidad, pero estoy a la hora, y no puedo decirle donde estuve, pero me agrada saber que esa sonrisa es sincera. Ahora todo parece diferente.

- Chicos, ¡me voy a dormir!

Mamá está esperando su beso de buenas noches. Salgo de mi habitación y mi hermano se interpone, ¡Eh, yo también tengo fuerza!, comenzamos a forcejear con gracia y nos reímos, ella también ríe. Mi risa es nueva, diferente. Es espontánea. Me gusta estar aquí.

Y todos somos felices.

Buenas noches.

Un pensamiento en “Un día normal

  1. Deberías extender más tu texto “Un día normal”, tal vez puedas convertirlo en una novela, porque me quedo con las ganas de leer más sobre esta típica familia peruana.

Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s