Descubriendo

Los ángeles suelen estar heridos como tú y yo.

Sabes, es realmente maravilloso pensar la manera cómo has hallado equilibrio en medio de dos mundos. Teorizaría que mantener una identidad única así es imposible… ¿O subyace una pregunta obvia allí?

Siempre solemos creer que estamos solos, que tenemos poco. Luego, sucede como el cuento del sabio, que otro podría recolectar los rezagos de nuestras lágrimas, tan profuso respecto al ejemplo de las imágenes construidas por el mundo.

Imágenes que niegan. Detalles que olvidamos. Me pregunto si a través de nuestras palabras también construimos fantasías tales, como el deseo de expresar cariño en la voz y en los sentidos. O la constante de hacer añadidura al significado de nuestras vidas, adornarla con laureles de majestad desconocida pero sublime.

La pregunta resistente es responder quién eres. Ahí cuando guardas silencio, al espacio que tu atmósfera no quiere alcanzar. En las letras perdidas de mi cuaderno, o en las metáforas escondidas tras estas palabras.

Sentir la calidez de tus manos es hacer poesía, semejante al sonido de tus labios expresando que me quieres. Inquiriendo por mí libertad.

¿El amor es más grande que las convicciones?

Desconozco aquellos límites, pero conozco mis alas bañadas en el rocío fortuito de mi rostro, muy cercano a experiencias similares.  Y quiero volar.

Falta mucho aún para determinar hasta dónde se extiende el horizonte. O dónde se encuentra la distancia entre mi yo y mi yo. Como la esencia misma preservada celosamente en medio de esos infiernos extravagantes, internos o externos.

Ya tienes aquello que buscas, pero no has notado la felicidad residente sobre tus manos, delante un ente externo quizás apenas esperas las respuestas inesperadas. El milagro del futuro, lo efímero de las ilusiones o el privilegio del amor.

¿Por qué lo dices? ¿Así tan sencillo?

Yo ya le tengo miedo a esa palabra, cuya entrega me parece mayor a la constitución del mundo, de mí mundo. Quiero ser yo, quiero ser dos. Lugar cual esta sensación de libertad se ha quedado tan pegada a mí ser como el desprendimiento a tu voz.

Contestar es conocerte, cada día más. Esa premisa que se extrae de los ángeles desaparecerá si llego a revelarte, si logras descubrirme, donde el impulso queda y la energía no.

Echando para siempre el temor a sufrir.

 

Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s